Memorias de una madre

I

De mis ojos quieren desprenderse algunas lágrimas, como resultado de una mezcla de emociones (de alegría y tristeza), porque acabo de descubrir la nobleza de una niña, la intensidad de sus sentimientos y la ligereza con la que los adultos solemos tratarlo. Esa pequeña mujer es mi hija y hoy –póstumo a su muerte- he leído sus poemas de hace dos meses, las que guardaba con mucho cautela en un cajón de madera. Siento que de cierta forma la he matado  y junto a ella mi alma se ha ido.

4 comentarios sobre “Memorias de una madre

Agrega el tuyo

  1. Puf…qué difícil, Carolina. Me encantaría leer alguno de esos poemas. Casi diría yo que revivimos a la persona cada vez que leemos sus escritos. Revivimos sus sentimientos, sus penas, sus amores…su muerte.
    Mil abrazos de mí para ti.

    Le gusta a 1 persona

    1. Colgaré uno de esos poemas en mi siguiente entrada, espero seas uno de los primeros en leerlo y lo disfrutes. Coincido contigo en que la lectura es ese puente que nos permite revivir y conectarnos con esas personas que ya nos acompañan en nuestro caminar.
      Me agrada tu tan acertado y apacible comentario, espero verte más por aquí. Abrazos para ti también ,saludos.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: